Presentación
Samuel Máynez Vidal

Los 90 estudios que aquí se presentan están dirigidos a violonchelistas de nivel medio y avanzado. Se trata de una propuesta novedosa, pues aborda un tipo de contenidos y dificultades técnicas distinto a los de otros métodos tradicionales.

El propósito principal de dicha colección de estudios es el de constituir una herramienta útil y de fácil asimilación, que permita despertar en el alumno un mayor entusiasmo e interés por la adquisición de nuevas habilidades técnicas y el desarrollo satisfactorio del aspecto artístico-expresivo-musical. El perfeccionamiento de dichas aptitudes debe realizarse conjuntamente con el fin de lograr asociar, de manera progresiva, destrezas necesarias para la ejecución y capacidades interpretativas en forma sencilla.

El aprendizaje de los contenidos técnicos de estos estudios permitirá al alumno incursionar en un repertorio más extenso y atractivo, con el fin de alcanzar el nivel de competencia requerido para, así, vencer las exigencias técnicas que determinado pasaje pudiera reclamar. Definitivamente ambos factores se convierten en valiosas armas para enfrentarse a una gran diversidad de obras.

En cuanto al diseño formal compositivo de cada estudio, considero conveniente mencionar los siguientes aspectos y características:

1. De acuerdo con la problemática técnica a tratar, las formas se obtuvieron desde las más simples, solo expositivas, de un motivo perpetuo, pasando por las binarias de desenvolvimiento melódico, hasta las que tienen un desarrollo de tipo ternario.

2. Por lo que toca a su dimensión, en la mayoría de los estudios compendiados se decidió reducir su extensión convencional, para favorecer, con esto, la resistencia de principio a fin, evitando el agotamiento y la frustración del alumno.

3. Se alternan estudios perpetuos, con los de golpe de arco combinados.

4. Las tonalidades elegidas son las más convenientes de acuerdo con la problemática técnica a tratar, así como de las características organológicas que el instrumento demanda.

5. Algunos de estos estudios pueden ser utilizados en concierto a manera de pequeñas piezas, debido a su alto contenido musical.

6. Los estudios no se presentan progresivamente; su inclusión corresponde al orden de su composición.

Para sustentar lo anterior en cuanto a la utilidad de la técnica y la función que esta debe tener al servicio de la música, les compartiré la siguiente experiencia:

En una ocasión, tuve la oportunidad de escuchar un concierto que presentó uno de los mejores chelistas de todos los tiempos, el maestro francés Pierre Fournier. Repentinamente se me acercó un sabio maestro mío y me dijo: «el maestro Fournier tiene la técnica suficiente para poder tocar todo lo que se propone, a pesar de su impedimento físico». Dicho comentario me pareció despectivo y sarcástico pero, al cabo de los años, lo he ido descifrando. La técnica nunca debe sobrepasar a la interpretación, ya que esto significaría promover el alarde y la exhibición de habilidades, olvidando la expresión musical. Es aquí donde cobra sentido la célebre frase que Beethoven repetía constantemente: «Se perdona una desafinación o un desliz técnico, pero lo que no se perdona es la carencia de expresión».

Después de las reflexiones anteriormente citadas, sólo me queda mantener mi postura como compositor respecto al equilibrio y reciprocidad que debe imperar en estos dos aspectos, los cuales se complementan solidariamente de acuerdo a lo que dicte nuestro temperamento y musicalidad. Considero que no es posible entender el uno sin el otro, ya que la técnica se convierte en el vehículo para poder transitar en el terreno de la música.

 

Preámbulo
Iñaki Etxepare

Los motivos que me llevaron a solicitar al maestro Samuel Máynez Vidal estos 90 estudios para violonchelo fueron varios.

Por un lado, mi papel como docente del violonchelo me hizo pensar que, generación tras generación, los profesores pasan años de su vida enseñando los mismos estudios de nuestro repertorio. La necesidad vital de frescura, aireación y regeneración del día a día me impulsó a pedirle este nuevo material.

Por otra parte, un fatal accidente en la mano derecha me incitó a buscar, todavía más, nuevas experiencias con el instrumento. Investigar sobre la digitación, las articulaciones y los arcos durante el proceso de revisión de esta colección me ayudó mucho, tanto física como psicológicamente. Me ilusiona pensar que ahora —pasado un tiempo— una desgracia como la que viví haya contribuido a complementar esta magnífica obra para compartir.

La carencia de algunos aspectos en otras colecciones de estudios ha sido suplida gracias a la escritura violonchelística del maestro Máynez, y así lo he ido apreciando durante su gestación. Concretamente, el trabajo de las sonoridades es uno de los aspectos más relevantes que dichos estudios nos ofrecen y que otros compositores de obras similares no habían contemplado.

Antes de que esta edición viera la luz, las piezas que contiene fueron trabajadas por alumnos de diversas condiciones. Sus diferencias, sin embargo, se vieron atenuadas por un denominador común: todos ellos las estudiaron con gusto e ilusión, dejando de lado ese esfuerzo agotador que muchos otros estudios provocan al centrarse únicamente en la superación de alguna dificultad técnica, el aprendizaje de un nuevo golpe de arco, etc.

Esta colección se inició con 15 estudios, que luego pasaron a ser 25, posteriormente subieron a la cifra de 50, hasta llegar a los 90 que aquí se publican. Lo cierto es que la variedad entre ellos me lleva a admirar la inagotable capacidad creativa de Samuel. Dependerá del buen talante de los maestros para elegir el estudio que más convenga al momento particular de cada alumno. Esta será la gota que culminará felizmente en su progreso musical, conduciéndolo por caminos de alegría y satisfacción por el esfuerzo realizado.

Espero que todo este mar de ideas creativas al que confluyen estas obras sirva a muchas generaciones de intérpretes para que puedan disfrutar de la música. Ese arte que solo se entiende con sensaciones y quizá se siente con el entendimiento.